Jueves de película

Ciclo: Cine y teatro, una estrecha relación

El cine y el teatro pueden vincularse a partir del texto y la actuación. También, en su capacidad de producir imágenes, el espejo en que se refleja la realidad a través de los actores. En esta entrega de Jueves de película, nos introducimos en sus múltiples confluencias y les dedicamos un ciclo.

 

Escenas de la vida conyugal. Ingmar Bergman. 1973


Es difícil encontrar a alguien que logre dibujar una línea tan tensa y versátil entre el teatro y el cine como Ingmar Bergman. Su obra engrandece las posibilidades de ambos. Bajo su lente, las películas tienen magia: en un principio pueden parecen ajenas por la distancia, el paso de los años, los personajes, incluso el idioma— pero luego nos atrapa y nos habla íntimamente de los miedos más profundos, dilemas de la vida como la frustración, la violencia, la incertidumbre, la infancia, la vejez… ¿Cómo no reconocer nuestras emociones? En esta oportunidad, elegimos una película en la que la vida conyugal es la superficie desde donde bucear en las limitaciones afectivas que enfrenta la vida amorosa. En cinco actos, Bergman relata momentos de la pareja de Johan y Marianne, y luego con Katarina, lo que muestra que el problema no radica en las personas sino en las formas del deseo fallidas que se establecen en la sociedad burguesa.

 

Gotas frías sobre rocas calientes. François Ozon. 2002

 

Ozon es uno de los directores más prolíficos de la actualidad. Su obra es cruda y la mayoría de su filmografía se adentra en los vínculos y distintas formas de la sexualidad, donde el devenir emocional de sus protagonistas nunca es previsible y eso resulta muy atractivo. Recomendamos la segunda película del director francés, adaptación de una obra de teatro de su admirado Rainer Fassbinder. Una obra cruda, en la que el joven protagonista busca su identidad atravesando distintos momentos hasta que llega a una situación en la que se evidencia un sentimiento complejo: la crueldad. Como siempre, Ozon hace de sus películas un prodigio narrativo original y atrapante.

 

La piel de Venus. Roman Polanski. 2013

 

En la segunda adaptación de una obra teatral (la primera fue Un Dios salvaje), Polanski filma La piel de Venus, basada en Sacher-Masoch quien combinaba la sumisión y el fetichismo, y de quien deriva el término masoquismo. Thomas termina una jornada de casting cuando aparece Vanda, una actriz a quien juzga por su aspecto ya que le parece vulgar, superficial, para el papel. Con solo dos personajes y una única puesta en escena, los personajes irán alternando entre los roles de “amo” y “esclavo”, pero no linealmente. Esta película multiplica interrogantes, entre ellos: ¿es posible hacer solo una interpretación artística de una película de Polanski sobre la relación de un director y su actriz mucho más joven? Ficción y realidad también parecieran ser intercambiables y el director nos da a entender que Thomas es él el actor se le parece físicamentey elige mostrarse descaradamente siniestro, inconformista, manipulador.

 

Cymbeline. Michael Almereyda. 2014

 

Adaptación moderna de la obra de Shakespeare. Cymbeline, traficante de drogas y líder de una banda de motoqueros, se entera que su hija, Imogen, se casa a escondidas con el joven Posthumus, unión que él desaprueba. Su amigo, Lachimo, le hace creer que ella lo ha engañado. Cymbeline entra en cólera y organiza un plan de manipulación. Esta película convierte a la obra clásica en un romance contemporáneo con un trasfondo de rivalidad entre bandas, y presenta la particular decisión de mantener el lenguaje en verso original en vez de adaptar los diálogos, lo que hace de la película un experimento singular, conservando, por supuesto, los tópicos del célebre escritor inglés como la suerte, el destino, la traición, la guerra y el perdón.

 

 

BONUS: Teatro de guerra. Lola Arias. 2018

 

Lola Arias ha incursionado en el teatro documental hace muchos años, en base a testimonios de los propios protagonistas que hacen de sí mismos. En 2018 filma en forma de documental el armado de la obra teatro Campo Minado, basada en la experiencia en batalla de seis veteranos de la Guerra de Malvinas tres argentinos y tres que combatieron para el bando inglés—. Los seis personajes cuentan su experiencia mientras se proyectan documentos, fragmentos de películas, noticias de la guerra e incluso lo que sucede en otros lugares del mundo. La película alterna realidad y ficción, espontaneidad y actuación, convirtiendo a aquellos soldados en actores reunidos en las mismas pesadillas de la guerra y posguerra.


Más sobre: 'Jueves de película '