Recuerdos de la época virreinal

Niño Jesús con vestimenta inca y mascaypacha

Anónimo. Cusco, mediados del siglo XVI

En Cusco,  partir de la segunda mitad del siglo XVI, los padres jesuitas impulsaron la devoción del Niño Jesús entre las poblaciones originarias y mestizas. Incluso fomentaron la creación de cofradías que difundieron su veneración y fueron comitentes para la creación de obras escultóricas y pictóricas, realizadas en los talleres populares, que participaban en las procesiones cristianas, especialmente la de Corpus Christi


Muchas de ellas presentaban a Jesús en la forma de un pequeño salvador vestido a la manera tradicional con túnica y manto, sosteniendo el mundo entre sus manos. Pero vemos que algunos ejemplares diferentes lo presentan con el atuendo característico del rey inca, con una especie de bata recamada en láminas de oro, manto, sandalias típicamente andinas y el atributo incaico mascaypacha, el equivalente de las coronas que portaban los reyes europeos. Y, como es frecuente en los ejemplos españoles e italianos, sostiene el mundo con su mano derecha.

Como podemos observar, la figura del Niño Jesús está flanqueada por sendos jarrones con flores; esto evidencia que la imagen imita una escultura de altar. Este tipo de representación constituye un excelente ejemplo del sincretismo que podemos observar en diversos cuadros cusqueños y altoperuanos, en los que se incluyen elementos propios de sus culturas.

La obra pertenece a una colección privada de Lima y es el único ejemplar de este tipo que se conoce.



Más sobre: 'Recuerdos de la época virreinal'