Algunas páginas en las Colecciones Especiales

Salvador María del Carril en el Epistolario Gutierrez

La BCN presenta una carta de Salvador María del Carril a Juan María Gutiérrez, del 1º de septiembre de 1853, a través del Epistolario Gutiérrez. 

Es un momento trascendente de la vida política nacional expresada en los debates acerca de la Constitución Nacional, sancionada y promulgada por el Congreso General Constituyente el 1º  de mayo del mismo año en Santa Fe.

La carta de Salvador María Del Carril da cuenta de su oposición al modelo de país que representaba Mariano Fragueiro, además de una imperiosa invitación a Juan María Gutiérrez a secundarlo en sus estrategias políticas. 



Carril, Salvador María del, 1798-1883. Carta, 1853, sept. 1, San José, a Juan María Gutiérrez. Manuscrito / Salvador María del Carril. 4 p. Hológrafo, firmado. Descrito en: Archivo del doctor Juan María Gutiérrez : epistolario / edición a cargo de Raúl J. Moglia y Miguel O. García. Buenos Aires : Biblioteca del Congreso de la Nación, 1979- .

  Descargar carta (5,7 MB)    

  Descargar transcripción (1,5 MB)


Acerca de la "Carta de Salvador María del Carril a Juan María Gutiérrez, de fecha 1 de septiembre de 1853. Desde San José". Archivo Gutiérrez


La carta aquí seleccionada es una de las tantas escritas por Salvador María Del Carril a Juan María Gutiérrez (publicada en Tomo II del Archivo Epistolario, págs. 247-248). 

Su escritura transita el humor en los pasajes que aluden a la boda de Juan María Gutiérrez y Ana Josefa Gerónima Cullen del Fresno y a su placentera luna de miel, tan alejadas de las complejidades políticas de ese año trascendente para la historia del país: 1853.

En días de boda y en la luna de miel se asustará usted de leer la letra perturbadora de un hombre que no puede escribirle sino de política argentina.

También utiliza el episodio nupcial en la chanza osada de la despedida:

No se agote. Ya Vm. Es viejo y si se entrega con poca moderación a contentar su Priapismo pronto sucumbirá Vm Cama aparte. Y para distraer sus sentidos consagre muchos momentos a la política, que por experiencia yo sé que es absorvente… un abrazo y como Vm es dos en una carne, un abrazo para su compañera.

Sin embargo, endurece el discurso al referirse a la contingencia constitucional. Su carta es del 1º de septiembre de 1853 y la Carta Magna fue sancionada y promulgada por el Congreso General Constituyente el 1º de mayo del mismo año en Santa Fe.

No sé cómo recivirián Vms. La decretada que va. Ya hemos tenido algún motivo de arrepentirnos, quien sabe si nos arrepentiremos, por el todo. La política grande y generosa ha tenido siempre entre nosotros mal suceso. No se sabe ni estimar ni agradecer. Y así es que los brutos han tenido mejor suceso en el mando, porque pretendiendo tener conocimiento (…) veremos pues si es así.

Del Carril irrumpe en la vida personal de Gutiérrez, se obstina en ponerlo al tanto de los acontecimientos y con expresiva violencia denosta a sus adversarios: 

…el Director escribe a D. Mariano Fragueiro carta escrita con tan buena voluntad… mien-tras que Dn. Mariano Fragueiro está en el empeño de desvandar al Congreso y ponerlo al servicio de la política infame, rastrera y envidiosa de Paz y Vélez.

La Constitución de 1853 es la que sienta las bases jurídicas de la disputa con el Ministro Mariano Fragueiro que ya había planteado en su Organización del crédito la importancia de contar con una institución bancaria nacional que concentrara las operaciones de crédito y la emisión de moneda. 

La carta de Salvador María Del Carril da cuenta de su marcada oposición al modelo político que Fragueiro representaba, además de su imperiosa invitación a Juan María Gutiérrez a participar de una acción propagandística en todo el territorio nacional. 

Quiere Dn. Mariano (Fragueiro) que el Congreso y la Constitución ya jurada se rehaga en beneficio de sus amigos de Buenos Ayres. Esto, que no me parece serio lo gradúo yo, no sé si con mucha severidad, de locura ridícula o de maldad… trabajando en conservar la unión y en uniformar la opinión en las Provincias, …Criemos la opinión; que en un grito uniforme de las Provincias fuerze al Congreso a poner planta…

Es importante rescatar de un lugar menor en la historia argentina a Mariano Fragueiro –nacido en Córdoba el 20 de junio de 1795 y admirador de Saint Simon y el socialismo utópico– como quien expuso con claridad la conveniencia de la intervención del Estado sobre lo privado. 

Los particulares, decía, hacen “un uso exclusivo del derecho de propiedad y administran el crédito bancario, usurpan derechos de la comunidad” y que si el capital particular es capaz de generar fortunas, el capital estatal será aún mejor y su progreso no tendrá límites. Según él, de la reforma del crédito derivaría la reforma social que el país esperaba. 

Comerciante, político y economista, como Ministro de Hacienda de la Confederación funda el Banco Nacional de la Confederación Argentina y sanciona el Estatuto para la Organización de la Hacienda Pública. Entre tantas funciones públicas llega a ser gobernador de su provincia donde muere el 3 de julio de 1872.

Aun apoyando en parte la fortaleza del gobierno de Rosas, Fragueiro mantuvo una buena relación con los jóvenes de la Generación del 37 que debatían un cambio integral de la Argentina. 

En su obra capital, Organización del Crédito, de 1850, fundamentó la sustitución de la “aristocracia industrial” por una “democracia industrial” a través del monopolio público del crédito, y planteó la necesidad de una selección de lo que se publicara –dada la “tiranía del capital” sobre la prensa, a la que acusa de constituir una efectiva “censura previa” dictada por el interés empresarial– a favor de obras e información declaradas de interés público, editadas en imprentas estatales y financiadas con la exclusiva impresión de avisos públicos. 

Las ideas de Fragueiro fueron combatidas por políticos como Del Carril quien, como se puede leer en la carta, continuaba tratando de implicar a Gutiérrez en su causa:

La manifestación constitucionalmente de unos cordoveses merece una contestación y yo espero que Vm. Se las dará. Antes de salir de aquí hemos de ver cómo arreglamos eso de la imprenta. V. conoce cómo son estas cosas. Unas se sacan y otras quedan para sacarse. Y ya es mucho que algunas y gordas se hagan parir.

No obstante, siendo Ministro de Hacienda, el 29 de noviembre de 1853 Fragueiro presentó el Proyecto de Estatuto para la Administración de la Hacienda y el Crédito Público elaborado en colaboración con Juan María Gutiérrez, que sería aprobado por el mismo Congreso General Constituyente. 

En 1854 Alberdi publica su réplica a dicho proyecto: Sistema económico y rentístico de la Confederación Argentina. La polémica entre Alberdi y Fragueiro inaugura un conflicto de interpretación del texto constitucional que se prolonga en el tiempo.


********************


Del Carril es enérgicamente criticado en la historia como impulsor del fusilamiento de Manuel Dorrego, como alguien que produjo el vaciamiento de las arcas del Estado, por el origen espurio de su fortuna, por el comportamiento político inescrupuloso que lo llevó a ocupar cargos en los tres poderes, además de sinuosidades varias que comprendían el uso de la violencia.

Con la personalidad que estas acciones suponen, llama la atención su silencio en los debates constituyentes. Según José M. Zuviría en Los constituyentes del 53, Del Carril no gustaba de hablar en público y no tomó nunca la palabra en el recinto de la Convención.

Estremece la carta escrita a Juan Lavalle en la que justifica la ausencia de juicio a Dorrego puesto que los jueces hubieran sido “...necesarios para averiguar los crímenes y demostrarlos, y de los atentados de Dorrego se tenían más que juicio, opinión, de su evidencia existente y palpable”. Más tarde, con el mismo cinismo expresa: “si es necesario mentir a la posteridad, se miente”.

Sanjuanino, Salvador María Del Carril (n.1798-1883) estudió derecho civil y canónico en Córdoba. Doctorado a los 18 años partió a Buenos Aires donde trabajó como periodista. De regreso a San Juan ejerció como Ministro de Gobierno, y electo Gobernador encaró reformas afines a las de Rivadavia. El 15 de julio de 1826 promulgó la primera Constitución de la provincia, denominada Carta de Mayo, influenciada por el liberalismo estadounidense y resistida por sectores de la Iglesia debido a la incorporación del derecho a la libertad de culto.

Proclamado el documento y suprimidos los conventos –en general a cargo de la educación– estalló una revolución en su contra. Del Carril huyó a Mendoza y la Carta de Mayo fue quemada. Repuesto en su cargo con el auxilio de un pequeño ejército vecino, a los pocos días renunció y terminó siendo Ministro de Hacienda de Bernardino Rivadavia.

Su paso por la administración de las finanzas públicas estuvo muy lejos de ser patriótico. Habiéndose fundado anteriormente el Banco Nacional que, entre sus funciones, debía administrar los fondos del cuestionado empréstito Baring Brother, Del Carril promovió la Ley de Consolidación de la Deuda poniendo como garantía los bienes naturales del Estado. Con el mismo criterio cedió la acuñación de la moneda a la compañía minera The Provinces of River Plate Mining. Por la Ley de Papel Moneda que autorizaba la convertibilidad del papel moneda en metales preciosos permitiendo así que los exportadores adquirieran los lingotes de oro y plata que constituían las reservas del Estado, lo apodaron “doctor Lingotes”. 

Un antecedente de políticas financieras, que lamentablemente alcanzaron los siglos XX y XXI, fue también el otorgamiento de créditos prohibido por ley y las órdenes de pago a los mismos socios del Banco Nacional, medidas que conformaron una complicada herencia a gestiones posteriores.

Entre los tantos hechos ilegales que protagonizó, consta también el sostenimiento de la campaña persecutoria a enemigos políticos con fondos destinados al frente brasileño.

Hubo, sin embargo, un hecho trascendente respecto al ejercicio de la soberanía nacional en los territorios australes y espacios marítimos heredados de España, en el que participó Salvador María Del Carril acompañando con su firma al Gobernador Interino de la Provincia de Buenos Aires, Martín Rodríguez, en 1829: el Decreto por el que se crea la “Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos en el Mar Atlántico”. 

La práctica política de Del Carril conservó su estilo. Como resultado del Pacto de Cañuelas del 24 de junio de 1829 –acuerdo entre Lavalle, Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, y Rosas, Comandante General de Campaña– para poner fin a los enfrentamientos, se decidió llamar a elecciones y conformar una lista integrada por federales y unitarios. Del Carril, en cambio, organizó una lista paralela con la que derrotó a la unidad apelando al fraude y la violencia. Rosas se negó a aceptar el resultado, Lavalle renunció, y él debió exiliarse en Uruguay desde donde desarrolló múltiples estrategias y operaciones para derrocar a Rosas y donde, según Tomás de Iriarte, se enriqueció con el contrabando. 

Fue en su exilio cuando contrajo matrimonio con Tiburcia Dominga López Camelo, con quien tuvo 7 hijos y una convulsionada intimidad conyugal. Tiburcia murió en 1898, quince años después que su marido, y la gravedad de las desavenencias matrimoniales está presente en el testamento que expresa su voluntad de que en el monumento del cementerio de la Recoleta su busto sea colocado de espaldas al de Del Carril, “No quiero mirar en la misma dirección que mi marido por toda la eternidad”.

A mediados de la década de 1840 inició una larga relación epistolar con el gobernador federal de Entre Ríos, Justo José de Urquiza, mucho antes del famoso Pronunciamiento. Tras la derrota de Rosas en la batalla de Caseros (3 de febrero de 1852), Del Carril regresó y fue nombrado Consejero de Estado en la Confederación antes de asumir una banca por Buenos Aires en la Convención Constituyente de 1853. Urquiza necesitaba un unitario notable como compañero de fórmula y así Del Carril fue electo Vicepresidente en mayo de 1854. Su secretario, Lucio V. Mansilla, comentará más tarde que como Vicepresidente nunca redactó nada, y como Ministro de la Corte Suprema, no borroneó una sola cuartilla, ni fundó un voto en disidencia por escrito. La pretensión de que Urquiza lo eligiera como su sucesor se vio frustrada por la sospecha de complicidad en el crimen del caudillo y exgobernador de San Juan, Nazario Benavídez. 

No obstante, el decreto que firmara desconociendo la soberanía porteña, después del Pacto de San José de Flores, tuvo que desistir de sus aspiraciones: Derqui se convirtió en el sucesor de Urquiza. Del Carril fue el último emisario del caudillo entrerriano ante Bartolomé Mitre y al que destacara como actor importante en la resolución del conflicto y consecuente reunificación del país.

Durante la Presidencia de Mitre, con el fin de lograr un equilibrio entre porteños y provincia-nos, Del Carril fue nombrado Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y Presiente del cuerpo después del fallecimiento de Francisco de las Carreras.

Se retiró en 1877 y murió en Buenos Aires el 10 de enero de 1883.



Bibliografía consultada

- ARCHIVO DEL DOCTOR JUAN MARÍA GUTIÉRREZ. EPISTOLARIO/ edición a cargo de R. Moglia y Miguel O. García. Tomo I y II. Biblioteca del Congreso de la Nación. (C.R 982)

- Archivo General de la Nación, Archivos y colecciones de procedencia privada: comisiones especiales y de homenajes: tomo 1 / Archivo General de la Nación; compilado por Juan Pablo Zabala.  1a ed. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Archivo General de la Nación, 2016. v. 1, p. 152. ISBN 978-987-9206-25-6

- Bosch, Beatriz. “Salvador María del Carril, vicepresidente de la Confederación Argentina”, en: Investigaciones y ensayos. Buenos Aires, n.° 47 (ene-dic 1997) p. 163-186

- Bruno, Cayetano. “Vida y muerte de Salvador María del Carril”, en: Investigaciones y ensayos. Bue-nos Aires, n.° 45 (ene-dic 1995) p. 135-153

- Cutolo, Vicente Osvaldo. (1969 y 1975). Nuevo diccionario biográfico argentino: 1750-1930. Buenos Aires, Elche, 1968.

- Mansilla, Lucio V. Retratos y recuerdos. Buenos Aires, Paradiso, 2005.

- López, Vicente Fidel. Debate histórico. Noticia preliminar por Ricardo Rojas. Buenos Aires, Libr. y Ed. "La Facultad", 1916

- Luna, Félix, 1925-2009. Bartolomé Mitre / colección dirigida por: Félix Luna. Buenos Aires, Planeta, 2004. Edición especial para S. A. La Nación

- Palomeque, Alberto. Salvador María del Carril. Buenos Aires, 1925

- Sáenz Quesada, María. La propaganda tejedorista en el ochenta. Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, 1977

- Wieczorek, Tomás. “La organización constitucional argentina y el ´48 europeo: el caso de Mariano Fragueiro” en: https://revistas.ucm.es/index.php/RPUB/article/view/62447 consultado el 20 de noviembre de 2020.


Bibliografía sugerida

- Alice, Antonio. Los constituyentes del 53 en la sesión nocturna del 20 de abril. Buenos Aires, 1935.

Ubicación: C.R 3034 / C.R. B 83

- ARCHIVO DEL DOCTOR JUAN MARÍA GUTIÉRREZ. EPISTOLARIO/ edición a cargo de R. Moglia y Miguel O. García. Tomo I y II. Biblioteca del Congreso de la Nación. 

Ubicación: C.R 982

- Carranza, Ángel Justiniano, 1834-1899. Campañas navales de la República Argentina. Cuadros históricos por Ángel Justiniano Carranza. Buenos aires, s/d. 1914.

Ubicación: C.R: 1526.

-------------. Bosquejo histórico acerca del Doctor Carlos Tejedor y la conjuración de 1839. Buenos Aires, Imprenta J. A. Alsina, 1879.

Ubicación: C.R. 817

-------------. El General Lavalle ante la justicia póstuma. Buenos Aires, Igon, 1886. 

Ubicación: C.R. 2984 /3ª

- Colección de obras, documentos y noticias inéditas ó poco conocidas para servir a la historia física, política y literaria del Río de la Plata / publicada por Andrés Lamas, con la colaboración efectiva de los señores Brigadier General D. Bartolomé Mitre y Doctor D. Juan María Gutiérrez. Buenos Aires, Impr., Lit. y Fundición de Tipos, 1869. Biblioteca del Río de la Plata

Ubicación: B.G. R 1081

- Estrada, José Manuel, 1842-1894. La política liberal bajo la tiranía de Rosas. Buenos Aires, La Cultura, 1917.

 Ubicación: C.R. 2405

- Gutiérrez, Juan María. Pensamientos, máximas, sentencias, etc. de escritores, oradores y hombres de estado de la República Argentina. Buenos Aires, Impr. de Mayo, 1859. Col. Biblioteca americana, 6. La Biblioteca posee: 1ra. parte. Contenido: 1ra. parte: Pensamientos.

Ubicación: B.G. 286 

- Mitre, Bartolomé. Comprobaciones históricas. Nota preliminar por Rojas, Ricardo. Librería La Facultad. s/f.

Ubicación: C.R 2783

- López, Vicente Fidel. Historia de la República Argentina. Buenos Aires, C. Casavalle, 1883-1893.

 Ubicación: C.R. 2821



Más sobre: 'Algunas páginas en las Colecciones Especiales'