Recomendaciones de libros de la BCN

Casi de verdad

Cuentos, novelas y poesías de autoras y autores clásicos dedicados al público infantil y juvenil


En ocasiones, la literatura se desentiende de los rótulos y los escritores y escritoras incursionan en terrenos diferentes a aquellos que los consagraron. Entre esos desafíos, es cada vez más habitual encontrar quienes experimentan en la literatura infantil o juvenil habilitando una imaginación que evita simplificaciones, se anima a nuevas historias y crea universos. En la novena entrega de Recomendaciones de libros de la BCN, Casi de verdad vamos a ver a Clarice Lispector, Antonio Tabucchi, H. G. Wells, Juan Sasturain y Fernando Pessoa, que demuestran que la literatura no es para adultos o para niños, sino para quien desee tocar un trozo de la humanidad que nos habita. 


1. Casi de verdad, Clarice Lispector. V&R Editoras, 2014

Link al catálogo BCN: https://consulta.bcn.gob.ar/bcn/catalogo.verRegistro?co=749865&fs=32

Clarice Lispector escribió desde niña. A los 21 años publicó su primera novela, Cerca del corazón salvaje, y desde entonces, no dejó de escribir cuentos y novelas, principalmente para el público adulto, con aquella mirada intacta. Su estilo introspectivo y sumamente original, la consagró como una de las voces más exquisitas de la literatura no solo brasilera, sino universal.
La niña Clarice aparece en reiteradas ocasiones en algunos de sus relatos adultos, evocando su infancia en Recife (si bien había nacido en Chechelnik, Ucrania, vivió en Brasil desde los 2 meses de edad), su amistad con los animales, su sed de aprender y conocer todo lo que encontraba a su paso a través de su propia experiencia con una curiosidad infinita. Su mirada conserva aquel asombro inicial, como quien ve las cosas desplegarse ante sí por primera vez. No es de extrañar que por aquella mente lúdica e imaginativa, surgiera la necesidad de hablarles directamente a ellos, los habitantes más nuevos del mundo, para compartir la inocente mirada.
“Cuando aprendí a leer [contó Clarice en su última entrevista] devoraba los libros y pensaba que eran como un árbol, como un bicho, algo que nace. No sabía que había un autor detrás de todo. Luego descubrí que era así y dije: —Yo también quiero”.
Entonces era apenas una niña, lectora y apasionada. Con el correr del tiempo, la Clarice mujer tuvo dos hijos, Pedro y Paulo, para los cuales escribió algunos cuentos y leyendas tan originales y creativos como sus obras para adultos. Dueña de una belleza y una personalidad imponentes, la autora se adentra en la profundidad de los sentidos y las sensaciones humanas, haciendo que sus libros para niñas y niños resulten de una sensibilidad y estilo únicos.
Casi de verdad —relato que da nombre a este ciclo— está contado en la voz de Ulises, el mismísimo perro de Clarice, dando lugar a juegos verbales y efectos cómicos. Mediante onomatopeyas se escuchan los ladridos de Ulises y el canto de los pájaros entre otros sonidos, que dan al relato un tono juguetón y musical para sumar al disfrute de los pequeños lectores. 

Las ilustraciones de la artista argentina Raquel Cané completan, de manera muy bella, esta edición de gran valor artístico y literario.

Libro recomendado a partir de los 7 años de edad



2. Irma Sirena, Antonio Tabucchi. Libros del Zorro Rojo, 2017

Antonio Tabucchi es uno de los más importantes escritores italianos del siglo XX. Sus novelas Requiem, Sostiene Pereira y La cabeza perdida de Damasceno Monteiro lo hicieron conocido en todo el mundo. En su juventud, recorrió los caminos de sus escritores preferidos y encontró en un banco de la estación de Lyon el poema Tabaquería de Álvaro de Campos (heterónimo del poeta portugués Fernando Pessoa), y desde entonces, este hecho fortuito lo llevó al encuentro con el idioma, la obra y el país del escritor portugués hasta el final de su vida. Tuvo el presentimiento de que en Tabaquería estaba el tema para su propia obra y así sucedió. Un largo poema donde un hombre ve desde su ventana la vereda de enfrente, un paisaje cotidiano que dispara preguntas, una realidad plausible que lo lleva a versos metafísicos y preguntas sobre su identidad.
El cuento infantil Irma Sirena vuelve sobre temas centrales de su obra: el mundo onírico, la búsqueda de la identidad, el ocultamiento y el viaje. Un relato infantil en el que “la ventana” hace que nos preguntemos sobre lo que se oculta, lo que no se ve.
Natalio, un niño que habla “natalínico” y ha sufrido de poliomielitis, hubiese querido volar; y un amigo con el que comparten lecturas, viajes en su bicicleta y saber colarse por debajo de la carpa del circo. El objetivo es acercarse a la pecera y observar el cartel: “Irma Sirena, la niña sirena, atracción portentosa”. Una vez al año, y durante una semana, llegan los carros al pueblo, y desde la ventana del suyo, la niña les pide que inventen un juego para ella, solo pedía jugar desde la quietud de su encierro. Tiene cabellos de alga verdosos y una extraña cola de plástico, con hebillas y correas que la obligaban a ocultar su propia identidad. Es sometida por su padre que la obliga a escuchar su falsa historia, para luego cantar por segundos como momento cúlmine de su entretenimiento. Pero Natalicio tiene un secreto que le confía a su amigo: “Irma Sirena es una sirena”. Por esa razón, acepta entregar su bicicleta y su pedaleo al pedido de Sirena, ya que sabe que muy cerca hay un río y que el canto de ella crecerá en libertad. 

Las bellas ilustraciones de Gabriella Giandelli son un cruce de colores con blancos y negros, en donde se destaca el verde de la cabellera de Sirena. 

Libro recomendado a partir de los 5 años de edad.



3. Los Galochas, Juan Sasturain. Editorial Debolsillo, 2013

Link al catálogo BCN: https://consulta.bcn.gob.ar/bcn/catalogo.verRegistro?co=731801&fs=32

Los Galochas son una tribu desafiante, desigual y distinta, que crece y se difunde gracias a las desproporciones del cielo y de la tierra. Los Galochas son un "pueblo suplente", según su autor, Juan Sasturian, que vive en todos lados y en ninguno. El libro, que cuenta la historia de esta tribu, contiene ocho cuentos sobre personajes y hechos sobresalientes, que se han salvado del olvido gracias a un estudioso que se dedicó a recopilar algunos detalles sobre estos esquivos personajes, que no tenían escritura, ni lograron mantener su lengua madre.
A lo largo de los cuentos, se va describiendo una filosofía de vida muy particular de estos seres, quienes evitaban los conflictos e iban rotando formas de gobierno o estilos de liderazgos del clan, según les pareciese mejor. Contradictorios sin culpas, los Galochas encuentran una alternativa al nomadismo, porque se transforman en inquilinos del espacio. Altaneros y altivos políglotas que se quedaron sin lengua y, por eso, se despiden a cada rato con palabras y abrazos en distintos idiomas y diferentes afectos.
Juan Sasturain nos propone conocer a los Galochas, esa gente exagerada, a través de un conjunto de historias que los tiene como protagonistas. Cada una de ellas da cuenta de una aventura y, a la vez, nos revela rasgos de su excéntrica personalidad. Los Galochas son un pueblo que son todos los pueblos, porque no son de donde son, sino de donde quieren ser.
De esta manera, el ser "galocha" se construye en el viaje y el viaje siempre es aventura, de ahí que representen la aventura del ser. Y como le pasa a la humanidad, el ser del galocha se pone a prueba en tres instancias: a solas, en el seno familiar y en la vida social. El texto, complementado con las ilustraciones de Liniers, nos acerca a seres queribles, con los que hasta podríamos encontrar algo en común. 

Libro recomendado a partir de los 14 años de edad.



4.  El hombre invisible, H. G. Wells. Alfaguara, 2009

Link al catálogo BCN: https://consulta.bcn.gob.ar/bcn/catalogo.verRegistro?co=678552&fs=32

Un hombre misterioso llega a Iping, un pueblito de Inglaterra, y logra hospedarse en una posada pequeña y limitada a pesar de la mirada desdeñosa de sus dueños. Con carácter irritable y vestido con ropas grotescas, con su cara vendada, guantes y lentes oscuros se encierra en la habitación alquilada para tratar de resolver un problema que lo perturba y necesita solucionar con urgencia.
Este personaje fue un brillante alumno de medicina y física molecular fascinado por la refracción de la luz, que abandonó la universidad para ahondar obsesivamente en una extraña y ambiciosa investigación que lo llevaría a experimentar con su propia metamorfosis y… volverse invisible.
Ser invisible puede resultar muy atractivo, un poder sobrenatural sobre los demás. Aprovecharse de esta extraordinaria ventaja para hacer todo tipo de bromas como darle una palmada a algún tipo, tirarle el sombrero a alguien, asustar a la gente, es lo primero que experimenta con gran exaltación. Luego, desesperado, descubre que esta invisibilidad tiene una particularidad que conlleva desventajas: se logra con la desnudez total y la historia ocurre en el invierno crudo. Comer, dormir y moverse por la ciudad de Londres, sin llamar la atención, con extraños indicios a su paso, puede resultar agotador y malsano para su salud. De la ciudad al pueblo llegará para cumplir con su plan, en principio tratar de volver a la visibilidad, para lo que necesita recuperar tres valiosos libros de apuntes en los que tiene todas sus fórmulas. El tiempo, que cada vez le resultará más escaso, el cansancio que le genera el fracaso, la presión de la curiosidad y el temor de todo un pueblo, llevarán al forastero a idear otros planes, más ambiciosos, egoístas y oscuros, en los que tendrá que someter a ciertos aliados a la fuerza y la muerte será una moneda corriente. 

Libro recomendado a partir de los 12 años de edad.



Bonus track: Lo mejor del mundo son los niños, Fernando Pessoa. Editorial Gadir, 2007

Fernando Pessoa no escribió para niños, pero algunos de sus poemas más líricos lo convierten en un autor que logra rozar con inocencia, el espíritu infantil. A lo largo de su vida, el escritor portugués casi no publicó y se sirvió de heterónimos para diversificar su manera melancólica de existir. “Tuve siempre, desde niño, la necesidad de incrementar el mundo con personalidades ficticias, sueños míos rigurosamente construidos, vivos con claridad fotográfica, comprendidos por dentro de sus almas.” Esta necesidad no terminó en su infancia y las bifurcaciones de su personalidad se volcaron a la escritura, multiplicando una forma natural de su espíritu.


El Tajo baja de España
Y el Tajo entra en el mar por Portugal
Todo el mundo lo sabe
Pero pocos saben cuál es el río de mi aldea
y a dónde va
y de dónde viene.
Y por eso, porque pertenece a menos gente,
es más libre y más grande el río de mi aldea.

Alberto Caeiro


Pessoa escribió varios poemas sobre la infancia bajo el heterónimo de Alberto Caeiro, en este apela a un saber común: todos conocemos un río, ya sea el Tajo, el Guadalquivir o el Paraná, eso genera una comunión: “Todo el mundo lo sabe”. Pero casi nadie conoce “nuestro río”, aquel que habita en la memoria, el de los detalles y el de los grandes momentos, el de las emociones, los lugares, las personas que pasan por nuestra vida; el de la infancia.
Lo mejor del mundo son los niños es un libro de poemas concebido con la idea de que sea leído por un lector o lectora que quiera acercarse a la poesía a partir de su función estética y con una frescura única en el plano semántico pero sin perder profundidad.
El valor de este libro es demostrar, una vez más, que la poesía funciona en distintos niveles, no porque sea dirigida a adultos o a niños, o porque sea “compleja” o “sencilla”, sino porque quien lo lee (en cualquier momento de su vida) creerá tocar, en ese instante, un poco del misterio que nos habita. Algunos de los poemas de este libro fueron dedicados por Pessoa a su sobrina Manuela; otros a su muñeca Lili y los demás fueron escritos originariamente para adultos, pero por su delicadeza y universo imaginario alcanza el corazón de cualquier persona sin distinguir edad. Las ilustraciones de Teresa Novoa no solo acompañan los poemas, sino que cuentan una historia paralela. 

Libro recomendado a partir de los 7 años de edad.


Más sobre: 'Recomendaciones de libros de la BCN'